Colacao endulza la vida de los expats españoles.

¿Cómo podemos hacer que las marcas lleguen a nuestros corazones?, esta pregunta se hace en muchos brieffings pero pocas veces se contesta  a través de buenas campañas.

Colacao lanzó tres semanas una campaña en la que los ganadores podían llevarle un bote de colacao a un amigo/familiar/pareja que estuviera viviendo en el extranjero, bajo el lema: para los que están lejos.

Con la acción consiguieron más de 30.000 nuevos fans en la página de Facebook de la marca y se registraron más de 17.000 peticiones para entregar botes de Cola Cao por todo el mundo.

Cola Cao repite promoción tras los buenos resultados de la primera edición

La promoción, que se puso en marcha a finales de noviembre del año pasado, permitía a 200 fans de la página enviar un bote de Cola Cao a una persona querida que estaba lejos para hacerla sentir como en casa, y un participante podía conseguir el gran premio: poder llevar personalmente el bote de Cola Cao a la persona que había escogido, estuviera dónde estuviera.

El ganador del viaje fue Xavi Caparrós, que escogió enviarle el bote de la marca a su cuñado Javier Miralles, un residente en San Diego, California. El ganador viajó recientemente hasta Estados Unidos acompañado por su mujer y sus dos hijos.

Tras el éxito de esta acción, la marca ha lanzado una segunda edición, que estará activa hasta el próximo 4 de abril y a la que se puede acceder a través del siguiente enlace: http://bitly.com/paralosqueestanlejos.

 

Anuncios

La historia de las doce uvas: marketing para curiosos

¿Sabías que el origen de comer las doce uvas en Nochevieja es de origen español? ¿y que la tradición es el resultado de una acción de marketing para aliviar un excedente de uvas que se produjo hace poco más de un siglo ?

Sin embargo , el 2 de enero de 1884 “El siglo futuro”, un diario de la época, incluye un artículo del día anterior de El imparcial titulado “las uvas bienhechoras” en las que se habla de la costumbre importada de Francia por lo que debemos al menos la inspiración a nuestros vecinos franceses.

La primera referencia escrita sobre las doce uvas aparece en la Nochevieja de 1895, en esta fecha fue el Presidente del Consejo de Ministros quien despidió el año 1895 con uvas y champán pero nadie habla de comer doce unidades.

La prensa madrileña ya comentaba en enero de 1897: “Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante”. Al año siguiente la prensa animaba a esta tradición con un artículo titulado “Las Uvas milagrosas”.

En 1909, agricultores levantinos de Murcia y Alicante, encontrándose en ese año con excedente de uva y con objeto de sacar al mercado la producción, lograron popularizar la costumbre y darle el impulso definitivo que, desde entonces, acabaría por convertirla en consolidada tradición a nivel nacional.

Al parecer se produjo un gran excedente de producción y para darle salida, convencieron a la población de que traería suerte tomar doce uvas con las campanadas de Nochevieja, una por cada campanada de medianoche. El nacimiento de la tradición se la atribuyen Catalunya, Murcia y Alicante, pero existen contradicciones al respecto, en aquella época era bastante complicado, debido al sistema de producción, que se logrará llegar a finales de año con uva fresca, algo que hace dudar sobre el excedente de producción, también se habla del hambre de aquel entonces o de que las cosechas no eran tan grandes como se ha creído.

En todo caso y sea como fuere, la tradición se instauró y cada año se sumaron más personas a despedir el año con las uvas de Nochevieja, la acción de marketing llevada a cabo logró ser todo un éxito y además a través del boca a boca. Pero esta tradición no se quedó sólo en nuestro país, logró traspasar fronteras y son varios los países latinoamericanos que también celebran la despedida del año con esta tradición, en esto tuvo mucho que ver el colectivo de españoles que emigraron a esos países.

estrategias de marketing
estrategias de marketing